Espacio abierto de lucha y organización frente a la celebración de la Cumbre de la OTAN en Madrid (junio de 2022)

En junio de 2022 tendrá lugar la Cumbre de la OTAN en Madrid. La OTAN es la alianza militar ofensiva, impulsada por los Estados Unidos hace más de 70 años, que actualmente integra directamente a 30 estados y que mantiene vinculaciones directas con otros 40 estados. La OTAN es una organización criminal, cuyo principal objetivo es la garantía militar de los intereses económicos y políticos de las clases dominantes de EE.UU. y la Unión Europea, para imponerlos en el mundo, la pertenencia a esta organización supone la entrega de la soberanía de cada país miembro, más allá de la supuesta esfera militar.

Ser miembro de la OTAN supone la renuncia de cada país miembro al establecimiento e relaciones internacionales pacíficas, recíprocas y basadas en el respeto mutuo, pues el tratado vincula a los países en las campañas de amenaza y agresión determinadas por EEUU. La OTAN ha impulsado en sus más de siete décadas de historia decenas de agresiones militares. Las más crueles y sangrientas han sido las de Afganistán, Libia o la antigua Yugoslavia que contabilizan miles de víctimas, la mayoría, población civil.

En esa Cumbre se trazarán los planes principales y los distintos gobiernos elegirán a los máximos responsables de esta estructura. La cumbre de 2022 no será una cumbre más. En ella se pretende avanzar cuantitativa y cualitativamente en la adaptación de esa alianza guerrerista al nuevo escenario internacional y a su preparación ante una hipotética confrontación con China y Rusia.

La presencia de la OTAN en nuestro país data de hace más de sesenta años, cuando se establecieron bases militares extranjeras en nuestro territorio. Desde entonces, el Franquismo y los distintos gobiernos del Régimen ha mantenido estrechos vínculos con esta estructura criminal. Y lo han hecho ignorando el clamor popular contra las bases estadounidenses, la pertenencia a la OTAN y las masivas movilizaciones en contra de la guerra.

Este gobierno, en una situación de crisis social económica y sanitaria, ha decidido acoger la Cumbre de la OTAN. Igualmente, ha decidido continuar incrementando los presupuestos militares y los miles de millones de euros dedicados a la compra y venta de armamento, en vez de reforzar servicios públicos esenciales. Participando en los programas de armamento, el Estado español se hace responsable de unas armas que después se venden a dictaduras sanguinarias, o que se usan contra civiles desarmados en África o en Oriente Medio.

Es por ello que, decenas de organizaciones sociales y centenares de activistas madrileñas, hemos decidido mostrar nuestro rechazo a las políticas imperialistas, de agresión e injerencia. Y exigimos que la Cumbre de la OTAN, donde se planifica a gran escala la vulneración de derechos humanos y la matanza de inocentes, no se celebre en nuestro país. En momentos en que EE.UU. y sus cómplices hacen sonar tambores de guerra, no queremos que España sea partícipe de ninguna injerencia ni del escalamiento de sanciones y amenazas que solo repercuten contra las vidas del pueblo.

Manifestamos la apuesta firme y decidida por la paz y el fin de las agresiones imperialistas, por el respeto a la soberanía de los pueblos. Y por ello, además de organizar todo tipo de acciones y reivindicaciones contra la Cumbre de Madrid, exigimos la salida inmediata de la OTAN, el cierre definitivo de las bases militares y el compromiso de no injerencia en los asuntos de otros estados.